Juez concede amparo por intereses moratorios excesivos

Fernando Silva García, Juez Sexto de Distrito del Centro Auxiliar de la Primera Región, amparó a una persona que debía pagar por intereses, cerca del doble de la deuda que contrajo.

El impartidor de justicia determinó que el artículo 362 del Código de Comercio es inconstitucional e incovencional, porque su redacción genera incertidumbre e intereses moratorios excesivos.

La persona adquirió una deuda de 250 mil pesos, pero al incumplir fue condenado a pagar los gastos judiciales más 430 mil pesos. Ante lo cual buscó la protección de la justicia federal.

Silva García resolvió en favor del afectado, porque la usura viola los derechos humanos, al transgredir los principios de certeza, seguridad, razonabilidad y proporcionalidad jurídica.

En la redacción de dicho artículo, dijo el juzgador,  es necesario precisar el momento procesal cuando concluya el cómputo de los intereses, lo que debe ocurrir cuando se paga o se garantiza la deuda principal o cuando se actualiza la inmutabilidad de la sentencia.

 

Juez ordena pensión alimenticia sin hijos

Es inconstitucional el pago de pensión alimenticia  después de la disolución del matrimonio en aquellos casos donde no se procrearon hijos durante el vínculo matrimonial, toda vez que ya decretado el divorcio, deja de existir relación entre los ex cónyuges capaz de justificar la obligación alimentaria.

Así lo determinó el Juez 6º. de Distrito del Centro Auxiliar de la Primera Región, Fernando Silva García, quien tomó ésta decisión derivado de un juicio de divorcio que promovió una mujer.

El juzgador federal aclaró que con esta resolución no se deja desprotegido el derecho a los alimentos con respecto a los cónyuges que no tengan derecho a solicitar del otro una pensión alimenticia, ya que existe una acción de tutela frente al estado que permite que cualquier persona en condiciones de vulnerabilidad puede reclamar al estado la satisfacción de sus alimentos, a través de los medios o programas establecidos para tales efectos.

El Juez Silva García recalcó en que la pensión alimenticia definitiva entre ex cónyuges después del divorcio es procedente en el único caso de que durante el matrimonio las partes hubieran procreado hijos, lo que genera vínculo indisoluble hacia el futuro entre el padre, el hijo y la madre.

Residencia y pasaporte infantil

Los menores de edad, cuyos padres se encuentren en proceso de divorcio podrán ser cambiados de residencia por el progenitor que tenga la guarda y custodia, sin necesidad de la autorización del otro.

Así lo resolvió el Juez Sexto de Distrito del Centro Auxiliar de la Primera Región, con sede en Cuernavaca, Fernando Silva García, en un juicio de amparo indirecto.

El fallo del juzgador se produjo al dilucidar el caso de una madre que tiene la custodia de su hijo y si esta, tiene o no la libertad de cambiar su lugar de residencia al extranjero por motivos de trabajo.

Y aunque el criterio consistente es que ambos padres deben estar de acuerdo para una decisión de ese tipo, el juez Silva García resolvió bajo una perspectiva distinta.

Consideró el deber del progenitor que tiene la guarda-custodia en ofrecer una vivienda digna al menor y por lo tanto, a elegir el domicilio adecuado que puede generar condiciones para el bienestar integral del niño, además que al encontrarse los padres en proceso de divorcio, difícilmente podrían llegar a un acuerdo.

Asimismo, para salvaguardar el buen desarrollo del menor, el juez estableció algunas condiciones: la libre elección del lugar de residencia del niño debe ejercerse dando aviso oportuno al otro progenitor sobre el nuevo domicilio.

El padre que guarda la custodia y cambiará la residencia tendrá que acreditar la solvencia y el trabajo que desarrollará en el extranjero…Además que el padre afectado podrá inconformarse ante un juez de lo familiar, quien decidirá si el nuevo lugar de residencia es perjudicial o no para el menor.

En otro punto de la sentencia, el juez Fernando Silva García, determinó que es inconstitucional la prohibición de expedir o renovar el pasaporte de menores de edad sin el permiso de los dos padres.

Al resolver sobre las medidas precautorias en torno a las visitas y convivencia entre padre e hijo,  el juzgador consideró invalida y desproporcional la medida que inhibe expedir el pasaporte.

En su sentencia, el juzgador estableció que otorgar dicho documento no significa que el menor pueda  abandonar el país, sino hasta que un juez de lo familiar haya escuchado el testimonio del menor de nueve años de edad sobre el régimen de visitas, por lo que negar el pasaporte a un menor sin la autorización de los dos padres es inconstitucional.

Luis Pavón Vásquez

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 37.588 seguidores