302 mil enfermeros en México

De acuerdo con la OCDE, en México hay 2.7 enfermeros por cada mil habitantes, cifra menor al 8.7 promedio de los países que conforman la organización.

Datos del INEGI revelan que en el país existen 302 mil enfermeras y enfermeros.

9 de cada 10 son mujeres en una edad promedio de 38 años y atienden a 112 millones de habitantes.

Según un estudio realizado por la Universidad del Valle de México, hay un percepción positiva del servicio de enfermeras y enfermeros.

“El 76 % de quienes respondieron la encuesta manifiesta que tienen una buena actitud de servicio y que el trato que dan en los hospitales es el adecuado”, Mercedes Poiré, Centro de Opinión Pública, UVM.

95 % de los entrevistados está de acuerdo en que el trabajo de los enfermeros es fundamental en la recuperación de los pacientes.

“El promedio de vida de los mexicanos ha sufrido un incremento muy importante, hoy el promedio es alrededor de los 77 años para las mujeres, 72 años para los hombres”, Juan Carlos Herrera, Rector Campus Sur UVM.

Esta situación hace evidente la necesidad de más profesionales de la salud en el país.

“Cuando tenemos una expectativa de vida tan grande, implica prevención, implica planeación, no puede el hombre llegar a una vida avanzada si no tiene conductas que cuiden su propia vida, pero sobre todo si no tiene un profesional al lado”.

De acuerdo con la encuesta, 63 % opina que se requiere contar con una carrera profesional para ser contratado como enfermero.

Emmanuel Saldaña

Anuncios

2 mil personas en México con hipertensión pulmonar

Falta de aire, dolor en el pecho, cansancio, mareos y desmayos pueden ser síntomas de hipertensión pulmonar.

Es un trastorno del corazón y los pulmones que afecta a cerca de 2 mil personas en México y casi 25 millones en el mundo.

Esta enfermedad es potencialmente mortal y debido a que está mal diagnosticada suele confundirse con asma, bronquitis crónica, neumonía y estados de estrés, lo que retrasa el tratamiento y agrava la condición de quienes lo padecen.

“El tiempo de inicio de los síntomas al tiempo que se hace el diagnóstico aproximadamente pasan 2.8 años en ese tiempo, indudablemente esto es importante para fines de tratamiento”, Nayeli Zayas, Instituto Nacional de Cardiología Ignacio Chávez.

La hipertensión pulmonar afecta con mayor frecuencia a las mujeres de entre 40 y 60 años de edad, aunque puede manifestarse en cualquier etapa de la vida, incluso la niñez.

La enfermedad puede ser causada por factores hereditarios o trastornos congénitos del corazón, padecimientos pulmonares, formación de coágulos, entre otros.

Martha Rodríguez

Promedio de edad de ingreso en las prisiones del D.F. es entre 18 y 28 años

El promedio de edad de ingreso en las prisiones del Distrito Federal es entre 18 y 28 años.

Muchas de estas personas pueden pasar toda su vida en reclusión.

Lo que produce severos daños a su personalidad.

Para el investigador David Ordaz, en la reinserción social, la prisión no tiene ningún sentido para el desarrollo humano.

“Si realmente nos interesara la reinserción social acabaríamos con los muros de la prisión, por qué no desaparecemos los muros de la prisión y ponemos cristales en vez de muros, así el individuo seguirá viendo al exterior”.

En conferencia en el Instituto Nacional de Ciencias Penales afirmó que se tienen que buscar alternativas al encierro ya que éste identifica al individuo como delincuente.

“Cometieron un delito, por supuesto, si es la parte esencial de lo que la sociedad ha creado como una forma de control para que cada quien haga lo que quiera hacer debemos buscar mecanismo distintos para no perder este tipo de sociedad porque no recae en ellos solamente el prejuicio del encierro sino recae en toda la sociedad”.

Dijo que se convierte en un ente observado por las autoridades y por la sociedad.

“La prisión no libera, la prisión lo gesta, lo muestra, lo enseña, lo profesionaliza, lo establece, le forma una identidad a la persona”.

Enfatizó que cada actor social que converge en la prisión debe entender que no solo tiene que detener, consignar, enjuiciar y proteger los derechos humanos del delincuente, sino entender que es un ser humano que también se daña al estar prisionero.

Emmanuel Saldaña

Responsabilidad penal de las personas jurídicas

En México es necesario realizar modificaciones legales para que se castigue penalmente a las empresas que participen en la comisión de algún delito.

Así lo señalaron especialistas que participaron en la presentación del libro “La responsabilidad penal de las personas jurídicas”.

“La idea de esto está centralmente en que cuando una persona que actúa bajo la representación de la persona jurídica comete un hecho delictivo… Ya no se está con la idea de que se va a responsabilizar únicamente a la persona física sino también a la persona jurídica”, Rodolfo Félix Cárdenas,
Penalista.

“Muchos de los fenómenos in crescendo, es decir los que van en aumento como la trata de personas, la migración ilegal, entre otros, se están dando exclusivamente con el auxilio del crimen organizado y con el auxilio de los grandes sectores empresariales”,
María Eloisa Quintero, Profesora Investigadora INACIPE.

Explicaron que la responsabilidad penal de las personas jurídicas ya está incluida en el código nacional de procedimientos penales, pero de una forma incompleta.

“No es el lugar donde debiera estar la responsabilidad penal de las personas jurídicas, establece un delito sin culpabilidad, porque se dice que cometen delitos pero que no tienen culpabilidad, entonces hablar de un delito sin culpabilidad no puede ser”, Miguel Ontiveros, Coordinador de la obra.

“Es el primer código procesal en México que tiene este regulación específica y entonces es una antesala de que vendrá algún tipo de reforma en este Código Penal o de alguna ley especial para que la responsabilidad penal de las personas morales sea reconocida”, Alicia Azzolini, Secretaria Académica INACIPE.

La presentación del libro se realizó en el Instituto Nacional de Ciencias Penales.

Juan Carlos González

El Gobierno Federal invertirá 350 MDP para recuperar espacios públicos

El Gobierno Federal invertirá 350 millones de pesos para recuperar espacios públicos y disminuir los índices delictivos en el Estado de Michoacán.

“Para contribuir de manera decidida a resolver la problemática social y de inseguridad que está atendiendo en esa entidad… Se ha ganado más experiencia en la coordinación institucional y también en este modelo de intervención en territorios donde se hacen coincidir las acciones de distintas dependencias”, Alejandro Nieto, Subsecretario de Desarrollo Urbano y Vivienda, SEDATU.

El subsecretario de Prevención y Participación Ciudadana de la Secretaría de Gobernación, Roberto Campa Cifrián informó que el programa de recuperación de espacios incrementó de 57 demarcaciones territoriales en 2013 a 73 en lo que va del año.

“Se trata básicamente de proyectos eminentemente locales, los proyectos se ubican en las colonias de los polígonos del programa de prevención, son obras que fueron decididas con la comunidad, son obras que hemos trabajado como comentó el subsecretario Nieto de manera coordinada y que pretendemos que sean apropiadas, que se las apropie la comunidad”.

Algunos municipios de Michoacán y Tamaulipas con altos índices delictivos se sumaron además de dos delegaciones del Distrito Federal.

Durante 2013 se invirtieron recursos en infraestructura urbana vecinal por 723 millones de pesos.

Para este año la cifra incrementará a 756 millones de pesos.

El subsecretario campa dijo que gracias a éste y otros programas federales, el índice por homicidios dolosos disminuyó 25 % con respecto al año anterior.

“La medición de los primeros cuatro meses de 2014 contra los primeros cuatro meses de 2013 refleja también una disminución importante en las cifras de delitos particularmente en el caso de los homicidios dolosos”.

Para garantizar que los espacios públicos recuperados sean seguros, se instalarán en ellos sistemas de video vigilancia.

Martha Rodríguez

La Segunda Sala de la Corte atrajo un recurso en materia de derecho a la salud

La Segunda Sala de la Corte ejerció su facultad de atracción, para conocer de un recurso que le permitirá fijar el alcance y contenido jurídico del concepto: “Disfrute del más alto nivel posible de salud física y mental”, contenido en el Artículo 12 del Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales.

Además de determinar si los parámetros fijados en dicha norma internacional, son acordes con el desarrollo jurisprudencial del Máximo Tribunal del país.

Ello ayudará a determinar si la omisión de construir y equipar el hospital para el servicio clínico de pacientes con VIH/Sida y co-infección por enfermedades de transmisión aérea, por parte de las autoridades responsables, implica violaciones a los derechos de igualdad y no discriminación, en su modalidad del disfrute más alto posible, incluido el de la calidad de los servicios de salud.

Asunto que también permitirá estudiar el derecho a la salud, para sectores de la población, que por las características de su padecimiento, se han convertido en un grupo vulnerable, con necesidades distintas en cuanto al tratamiento que requieren y que el estado debe enfrentar frontalmente.

José Luis Guerra García

Participación democrática y vigilancia

La ciudadanía se ha acostumbrado a ser vigilada a pesar de que eso resulte violatorio a sus derechos humanos.

Así lo explicó, David Lyon, director del Centro de Estudios sobre la Vigilancia de la Queen´s University de Canadá.

“La vigilancia de diversos tipos se está expandiendo rápidamente, esta expansión tiene una fuerte relación con el sistema de gobierno, la participación democrática, las libertades civiles y los derechos humanos”.

En conferencia en la Facultad Latinoamericana de Derechos Humanos, explicó que la creciente vigilancia de los ciudadanos se identifica en tres circunstancias:

Los protocolos de identificación, como la biometría.

El uso de internet y datos en redes sociales.

Y; en la videovigilancia pública y privada.

Por vigilancia se entienden las prácticas cotidianas que prestan atención a los datos personales con el fin de influir, dirigir o controlar grupos y personas.

“La vigilancia es ambigua y cada vez más ubicua y líquida”.

La creciente vigilancia, destacó, pone en riesgo la democracia.

“La democracia depende de un gobierno que tiene acceso limitado a la información personal y los ciudadanos también pueden conocer de forma accesible las actividades del gobierno”. 

La vigilancia, destacó, afecta en particular a los grupos vulnerables, pues acentúa el daño a su dignidad.

Mario López Peña