La SCJN ya se pronunció sobre la constitucionalidad de los matrimonios igualitarios

Existe jurisprudencia aprobada por  la Primera Sala de la Suprema Corte en la que establece que no existe ninguna  razón de índole constitucional para no reconocer el matrimonio entre personas del mismo sexo.

La jurisprudencia 46/2015, de aplicación obligatoria para los jueces y magistrados, destaca que negar a las parejas homosexuales el derecho a contraer matrimonio implica tratar a los homosexuales como si fueran ciudadanos de segunda clase.

Además señala que excluir a las parejas del mismo sexo de la institución matrimonial perpetúa el prejuicio de que esas parejas son menos merecedoras de reconocimiento que las heterosexuales, ofendiendo con ello su dignidad como personas y su integridad.

El 26 de enero de este año, el Pleno de la Suprema Corte también ya se pronunció sobre la constitucionalidad de los matrimonios igualitarios.

“Si nuestra Constitución, nuestra norma suprema, no impone un modelo específico, esas definiciones o esas costumbres, resultan irrelevantes y por lo tanto no son ningún parámetro que nos comprometa a entender la figura del matrimonio, como se pudo haber hecho durante mucho tiempo”, Luis María Aguilar Morales, Ministro Presidente SCJN.

Al resolver la acción de inconstitucionalidad 28/2015, por unanimidad de votos, el Pleno de la Corte declaró inconstitucional el artículo 260 del Código Civil del Estado de Jalisco, que excluía a las parejas del mismo sexo de la posibilidad de contraer matrimonio.

Los ministros concluyeron que esa exclusión atentaba contra la autodeterminación de las personas y contra el derecho al libre desarrollo de la personalidad de cada individuo.

“Históricamente es preciso decirlo, las personas homosexuales han sido víctimas de una feroz discriminación social. Excluir a las parejas del mismo sexo del acceso a la institución del matrimonio como herramienta legal. Implica ser una distinción injustificada prohibía, expresamente por el artículo 1º de nuestra Constitución”, Norma Lucía Piña Hernández, Ministra SCJN.

La jurisprudencia 86/2015 de la Primera Sala advierte que las normas civiles que impiden la posibilidad de los matrimonios igualitarios provocan una doble discriminación, al privar a las parejas de los beneficios materiales y expresivos que se obtienen del matrimonio.

“Si el matrimonio otorga a los cónyuges, una gran cantidad de derechos, negarles a las parejas del mismo sexo los beneficios tangibles e intangibles que son accesibles a las personas heterosexuales a través del matrimonio, implica tratar a esas parejas como ciudadanos de 2da clase. En este sentido, no existe ninguna justificación racional para uno darles todos los derechos fundamentales que les corresponde”, Arturo Zaldívar, Ministro SCJN.

Entre los beneficios que reconoce la Corte se encuentran los siguientes:

Poder heredar propiedades

Recibir seguridad social por parte de su cónyuge

Beneficios migratorios para los cónyuges extranjeros

Beneficios fiscales, entre otros.

La jurisprudencia más reciente del Pleno de la Corte, publicada el viernes 23 de septiembre,  establece que en las adopciones de los menores es irrelevante la orientación sexual de la familia a la que será integrado.

Es insostenible, señala la jurisprudencia,  que la homosexualidad de los adoptantes implique  una afectación al interés superior de los menores adoptados.

Erica Mora

@MoraErica

 

Anuncios

Acerca de canaljudicial
Canal de la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: