Alienación parental sucede mayormente en casos de divorcio

A partir de hoy en el DF será responsable de violencia familiar la madre o el padre que intente transformar la conciencia de una hija o hijo menor de edad para impedir, obstaculizar o destruir sus vínculos con uno de sus padres.

Es la identificación legal para lo que coloquialmente se conoce como lavado de cerebro con la intención de poner en contra a un hijo o hija contra uno de los padres.

Este fenómeno se denomina alienación parental.

Lo anterior se sustenta en el Artículo 323 septimus adicionado este viernes al Código Civil para el Distrito Federal.

La norma establece que de ser acreditada dicha conducta, el padre responsable será suspendido en el ejercicio de la patria potestad del menor y, en consecuencia, del régimen de visitas y convivencias que tenga decretado.

En caso de que el responsable tenga la guarda y custodia del niño, ésta pasará de inmediato al otro progenitor, si se trata de un caso de alienación leve o moderada.

En el supuesto de que el menor presente un grado de alienación parental severo, en ningún caso permanecerá bajo el cuidado del progenitor alienador, se suspenderá todo contacto y el menor será

Sometido al tratamiento que indique el especialista que lo haya diagnosticado.

De acuerdo con especialistas, la alienación parental sucede mayormente en los casos de divorcio.

En la Ciudad de México, desde 2011 se registran en promedio 12 mil divorcios anuales.

Y más de 5 mil separaciones de concubinato.

Del total, de las cerca de 18 mil rupturas, el 30 por ciento es conflictiva.

Mario López Peña