Derecho de huelga

El derecho de huelga no debe limitarse, pues se trata del único instrumento con que cuenta el trabajador para demandar mejores condiciones laborales y exigir el respeto a su contrato.

Lo anterior se manifestó durante la presentación del libro: “La huelga en los servicios públicos de México” de Carlos Alberto Puig Hernández.

“No puede pensarse en una huelga en la que se siga prestando el servicio, porque me parece que esta es una de las contradicciones supremas con un derecho fundamental de los trabajadores, el derecho de huelga es el instrumento para mejorar la condición de los trabajadores, es un instrumento para presionar la firma de un contrato colectivo de trabajo y es un instrumento para superar las fallas, los incumplimientos en que incurre el patrón”, Carlos de Buen, Especialista en Derecho laboral.

Derecho que ya es poco utilizado por los trabajadores mexicanos para defender sus derechos, por lo que sería paradójico limitarla.

“En la circunstancia mexicana lo cierto es que no hay huelgas sí, o sea, ni en el sector privado, ni en el sector público, al menos formalmente eso vemos en las estadísticas, realmente ocurren muchas cosas, en el estado de México estallan huelgas pero no se reconocen como tal”, Alfredo Sánchez Castañeda, IIJ-UNAM.

En el libro se propone limitar este derecho, cuando se trate de servicios esenciales, cuya suspensión, pueden poner en riesgo la salud o la seguridad de la población.

 “En ese caso está justificado, frente al derecho que tienen los trabajadores de obtener sus reivindicaciones laborales que se establezcan restricciones y aún que se prohíba la huelga, estos 5 casos respecto de nuestro país serían los servicios hospitalarios, suministro de agua potable, el suministro de energía eléctrica, los teléfonos y los controladores de tráfico aéreo”, Carlos Alberto Puig Hernández, Autor del libro.

Restricciones que en ningún momento, podrán afectar el derecho del trabajador a los servicios sociales.

 “Y tendríamos que pensar que los trabajadores que están en huelga no tienen porque dejar de recibir ningún servicio de atención médica, ni suspender un tratamiento, ni dejar de atenderse, ni recibir ya sea una cafiaspirina para un dolor de cabeza o sea para una intervención quirúrgica”, Patricia Kurczyn Villalobos, IIJ-UNAM.

Las limitaciones se enfocarían a permitir al patrón, contratar personal para continuar prestando los servicios al consumidor, en tanto se resuelve el conflicto con los trabajadores de planta; este planteamiento, no lo prevén las iniciativas de reforma en materia laboral que se analizan en el congreso.

José Luis Guerra García