Conferencia latinoamericana y caribeña de ciencias sociales

El desafío de América Latina y el Caribe, es contrarrestar los efectos negativos del neoliberalismo.

Lo anterior se puso de manifiesto en la Conferencia latinoamericana y caribeña de ciencias sociales.

En donde se afirmó que dicho modelo solo ha propiciado mayor desigualdad y pobreza.

Efectos que en América Latina se han neutralizado, mediante la implementación de políticas que atienden las necesidades de los que menos tienen.

“Es que somos la única región del mundo que tiene modelos económicos y desarrollo social, que articula expansión económica, con distribución de renta, somos el continente más desigual del mundo, pero somos el continente que más ha disminuido la desigualdad en la última década”, Emir Simao Sader, Secretario Ejecutivo, Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales.

Se precisó que las ciencias sociales deben luchar contra los dogmas y pensamiento único, que pretende imponer el neoliberalismo.

“Debemos partir de que nuestro principal desafío, es la superación de la marginalidad, la pobreza y también superar la inequidad social”, Salvador Vega y León, Rector UAM Xochimilco.

Ciencias sociales que también deben servir para explicar diversos fenómenos que hoy afectan a los países del continente.

Alimentación, pobreza, empleo, la sustentabilidad, la educación, la salud, el comportamiento de las poblaciones, los movimientos migratorios, la equidad de género, la seguridad pública”, Dolores Sánchez, Directora de Postgrado y Becas CONACYT.

Se afirmó que el reto, es lograr que las ciencias sociales, encuentren soluciones innovadoras a los problemas actuales y futuros de nuestros países.

José Luis Guerra García

Reparación por Violaciones a Derechos Humanos

La tortura es una flagrante violación a los derechos humanos y a la dignidad de la persona, denunció la investigadora de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales, Sandra Serrano.

Al participar en el Seminario sobre el Derecho a la Reparación por Violaciones a Derechos Humanos, dijo que la tortura se considera una práctica abominable que ha llegado a grados inimaginables de crueldad y de atrocidad.

“La Corte Interamericana elevó el estándar del derecho, mientas que el comité contra la tortura lo disminuyó, entonces estamos frente a un catálogo de derechos que aparentemente nos es muy claro pero no es verdad, no está claro”.

Una realidad que la propia Comisión Nacional de los Derechos Humanos ha calificado como un flagelo para la humanidad, del que ninguna región del mundo ha podido librarse.

“El problema con eso es que la maldad humana es indeterminada y va a haber cosas que no van necesariamente a estar expresadas en ese manual de hechos violatorios”.

En el evento, la especialista pidió analizar a las garantías humanas en toda su gama de vertientes.

“No entender a los derechos como si estuviéramos leyendo simplemente un artículo civil o del código mercantil o penal, el derecho de los derechos humanos tiene una construcción compleja”.

En la sede alterna de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, demandó profundizar el diálogo entre la Procuración de Justicia y la Academia, para que en conjunto, coadyuven para la reparación de daños de las víctimas de derechos humanos.

Oscar González

Sexo, género y feminismo

La obra, “Sexo, género y feminismo” es un estudio introductorio al concepto género que ha cobrado importancia en las ciencias sociales y en el ámbito político.

El libro de las autoras Estela Serret y Jessica Méndez Mercado plantea que ésta idea ha obligado a hacer una distinción en nuestro idioma entre los conceptos sexo y género.

Señala que esta distinción ha jugado un papel decisivo en la  construcción de parámetros políticos más democráticos e incluyentes.

La noción de género enfatiza el hecho de lo que lo conocemos como hombres y mujeres no son realidades culturales, sino culturalmente construidas.

La obra es parte la colección equidad de género y democracia,  una serie de libros destinados a la divulgación del conocimiento como herramienta fundamental para el cambio, a favor de la igualdad entre hombres y mujeres.

La colección deriva de una colaboración interinstitucional entre la Suprema Corte de Justicia de la Nación, el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación y el Instituto Electoral del Distrito Federal.

Emmanuel Saldaña

Ciencias sociales en el mundo

Los científicos sociales contribuyeron a forjar la historia del siglo XX y sus estudios se multiplicaron de manera considerable.

Pese a su éxito, se les acusa de ser demasiado teóricos, de estar alejados de los problemas sociales candentes y de no proporcionar respuestas claras a situaciones reales.

Sin embargo, se considera que son esenciales para entender la manera en que se relacionan los seres humanos y cómo interactúan, con el medio ambiente.

“Para encarar desafíos globales como la pobreza, el sida, el cambio climático la crisis alimentaria, la falta de agua, que requieren de un cambio en el comportamiento, tanto como en los nuevos descubrimientos que se necesitan en las ciencias naturales”, Hebe Vessuri, Consejo Internacional de Ciencias Sociales.

Lo anterior se revela en el informe de la UNESCO sobre el avance de las ciencias sociales y la brecha del conocimiento, en donde se destaca que la mayoría de esta investigación es generada en Estados Unidos y Europa occidental.

Ciencias que son cuestionadas por su efectividad para detectar a tiempo crisis económicas o conocer los resultados electorales.

“Demasiado confiados en el valor del mercado, no levantaron advertencias en contra de las malas prácticas financieras y no previeron y mucho menos previnieron las mayores crisis económicas y financieras de la presente era globalizada”, Alfredo Hualde Alfaro, Srio. Académico del Colegio de la Frontera Norte.

“Creer que la ciencia hace profecías, pues es una confusión elemental, la ciencia hace predicciones”, Fernando Castañeda Sabido, Director FCPYS UNAM.

El estudio también reconoce que más del 80 por ciento de las investigaciones sobre pobreza, sida, destrucción del medio ambiente, entre otros temas, son financiadas por particulares, lo que se convierte en un obstáculo para que llegue a sectores más amplios de la sociedad.  

José Luis Guerra García