Inauguran seminario sobre la Constitución de Apatzingán en el TEPJF

La Constitución de Apatzingán debe ser inspiración y propósito para quienes buscan la consolidación del Estado democrático, a través del diálogo.

Así lo señaló el magistrado presidente del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, José Alejandro Luna Ramos, al inaugurar el seminario “La Constitución de Apatzingán y la libertad de la América mexicana”.

Reunión de análisis que organizó el Tribunal Electoral para celebrar el Bicentenario de la primera Constitución del país.

“Esta tarea obliga a todas las autoridades, pero también a la ciudadanía, ya que dentro de las circunstancias actuales, una de las mejores vías para la consolidación del Estado democrático es el dialogo, donde la estructura estatal se sustenta en el intercambio de razones”.

Destacó los principios sencillos pero luminosos para la época que fueron plasmados en el texto, como son la soberanía popular, la democracia, el principio de legalidad y la igualdad ante la ley.

El magistrado  Manuel González Oropeza aseguró que la Independencia de México nació con la Constitución de Apatzingán, que fue sancionada el 22 de octubre de 1814.

 “Es la Constitución de Apatzingán la que fija el rumbo, la que fija nuestras instituciones, por lo que es conveniente celebrar el 200 aniversario de la Constitución”.

El seminario, que concluirá este viernes, se lleva a cabo en la sede del Tribunal Electoral.

Juan Carlos González

 

Presentan obra de investigación y análisis sobre la Constitución de Apatzingán

El libro “La insurgencia mexicana y la Constitución de Apatzingán 1808-1824”, editado por la UNAM,  fue parte de la Conmemoración del Bicentenario de este documento histórico.

Obra de investigación y análisis en la que participaron 11 instituciones de todo el país.

 “Quiere ser también un muestreo del estado en que se encuentran los estudios tanto como del código en sí, como sobre el movimiento insurgente que constituyó su condición de posibilidad”, Virginia Guedea, Investigadora IIH-UNAM.

Textos que muestran virtudes, errores y miedos de los insurgentes.

 “En el momento en el que los constituyentes de Apatzingán debieron imaginar construir un nuevo e inédito orden jurídico para una nueva e inédita sociedad”, Juan Ortiz Escamilla, Investigador IIH-UNAM.

Expertos analizaron el decreto que buscaba un ordenamiento interno que evitara en la insurrección la anarquía y el despotismo.

 “La Constitución de Apatzingán significó un triunfo político frente a la monarquía española… A pesar de los avances de la represión militar que ejercía el realismo en Nueva España al momento de promulgarse el decreto de Apatzingán, la insurgencia apareció entonces como la abanderada de los principios de renovación política”, Carlos Herrejón Peredo, Historiador.

Así se cumplió el supremo objetivo de la insurgencia, el de implantar un nuevo régimen.

 “En ese momento el país tenía urgencia de contar con una norma constitucional, con una norma que ordenara el sentido, que organizara la administración, que propusiera y recogiera los elementos que Morelos y otros grandes mexicanos habían elaborado en ese magnífico documento que son los Sentimientos de la Nación”, José Narro Robles, Rector UNAM.

 “El nuevo estado se denomina “América Mexicana” comenzando a utilizarse el nombre de la patria”, José Gamas Torruco, Director Museo de las Constituciones.

La Constitución de Apatzingán estuvo influida por el pensamiento liberal de la época, sobre todo por la Constitución francesa de 1793.

Contiene el primer catálogo de derechos humanos en nuestra historia: igualdad, seguridad, propiedad y libertad.

 “El decreto constitucional de la “Libertad de la América Mexicana significa la mayor propuesta formal de organización política de una nación que trataba de emerger a la vida independiente, se trataba de organizar un nuevo estado de derecho”, Carlos Herrejón Peredo, Historiador.

Al final de la jornada se develó una Placa Conmemorativa.

Emmanuel Saldaña

‏@emanuelcomunica

 

IMG_9539.JPG

Conmemoran Bicentenario de la Promulgación de la Constitución de Apatzingán en la Cámara de Diputados

200 años de historia del México independiente se consagran en el decreto constitucional para la libertad de la América mexicana, expedido en Apatzingán el 22 de octubre de 1814.

El ejemplar original de la Constitución de Apatzingán es custodiado por el Archivo General de la Nación.

Para conmemorar en sesión solemne el Bicentenario de su promulgación, la Cámara de Diputados dio una fianza de 5 mil dólares para poder sacar y llevar a su recinto, el documento que contiene la rúbrica original de José María Morelos y Pavón.

Personal del Archivo General de la Nación y de la Cámara de Diputados con minuciosidad manipularon la Constitución, la colocaron en una urna e inició el traslado al recinto legislativo.

Ya en San Lázaro, diputados le montaron una guardia de honor.

Vino después la sesión solemne a la que asistió el Ministro Presidente de la Suprema Corte, Juan Silva Meza, en representación del Poder Judicial de la Federación.

Los partidos políticos fijaron sus posturas sobre la conmemoración y la situación actual de México, principalmente en materia de inseguridad.

“A 200 años hay que replantear nuestro quehacer político porque nuevamente las circunstancias nos ponen a prueba y ponen a prueba al estado nacional, a las instituciones del Estado mexicano”, Silvano Aureoles Conejo, Presidente de la Cámara de Diputados.

Al concluir la ceremonia, el ejemplar fue regresado al Archivo General de la Nación.

La Constitución de Apatzingán fue encuadernada en cartón, contiene 108 piezas documentales, designadas como expedientes que suman 296 fojas foliadas.

En su mayoría son cartas manuscritas relacionadas con la Guerra Insurgente.

Martha Rodríguez

@marthaarod

Constitución de Apatzingán, documento cuyos postulados viven hasta nuestros días

La Constitución de Apatzingán es uno de los pilares del devenir constitucional en México.

Sus principales postulados estructuraron el Estado mexicano.

Del artículo segundo al quinto de este decreto constitucional se definió la soberanía.

Consistía en que la facultad de dictar leyes y establecer la forma de gobierno que más convenga a los intereses de la sociedad reside originariamente en el pueblo.

La soberanía no prescribía, era inenajenable e indivisible.

Es el primer texto normativo con vigencia en la historia nacional que contempló y buscó la protección de derechos humanos.

El capítulo quinto postulaba  que la felicidad del pueblo y sus ciudadanos consistía en la igualdad, la seguridad, la propiedad y la libertad.

El artículo 30 establecía la presunción de inocencia, pues todo ciudadano se reputaba inocente, mientras no se declarara culpable.

Este punto es muy importante pues casi doscientos años después se recuperó este principio en el sistema judicial mexicano con la reforma constitucional de 2008.

El artículo 31, contemplaba el debido proceso, el texto original era: ninguno debe ser juzgado ni sentenciado sino después de haber sido oído legalmente.

Sentó las bases para la democracia con dos elementos.

Primero, la separación de poderes:

Las supremas autoridades de la América mexicana fueron:

El Supremo Congreso Mexicano, el Legislativo; el Supremo Gobierno, el Legislativo, y el Supremo Tribunal de Justicia, el Judicial.

Segundo, con un sistema electoral por parroquias, por partidos y por provincias.

De forma ejemplar, constituyó un tribunal de residencia, que aceptaba, en el periodo de un mes, las quejas contra funcionarios por cualquier forma de corrupción o delitos cometidos.

De ser culpables, este tribunal aplicaba sanciones ejemplares.

La Constitución de Apatzingán, un documento cuyos postulados viven hasta nuestros días.

Mario López Peña

El Ministro Franco González Salas coordinó la mesa de análisis sobre la Constitución de Apatzingán

El Poder Judicial de la Federación está comprometido con el estudio y análisis del devenir constitucional en México.

Uno de los documentos clave de este proceso es el decreto constitucional para la libertad de la América mexicana, sancionado en Apatzingán en octubre de 1814.

En el Área de Murales de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, el Ministro Fernando Franco González Salas coordinó una mesa de investigadores y académicos quienes plantearon perspectivas histórico jurídicas de la Constitución de Apatzingán.

“Lo entendemos como un precedente fundamental, como un parteaguas para el constitucionalismo mexicano”.

Los especialistas destacaron que este documento fue una clave de la independencia y la soberanía nacional.

“Queremos estar totalmente libres, totalmente independientes de España y es uno de los puntos fundamentales que anima a todo el movimiento latinoamericano y desde luego a la insurgencia mexicana”, José Barragán, Investigador Universidad de Guadalajara.

“La soberanía que corresponde al pueblo y que los enunciados que se contemplan en los artículos de este texto además se traducen en hacer la ley”, Enrique Uribe, Dir. Facultad Derecho UAEM.

 

Texto básico para la construcción del Poder Judicial, como el principal responsable de la protección de los derechos.

Contiene la numeración de derechos que deben ser protegidos y los instrumentos a través de los cuales deben ser protegidos, un poder judicial que va a tener las facultades, un Poder Judicial que para juzgar determinadas cuestiones, un conflicto entre jurisdicciones, tenía que actuar en pleno”, Andrés Lira, Profesor Emérito COLMEX.

La Constitución de Apatzingán contempló un sistema electoral bien estructurado.

Innovó en el juicio de residencia que era un sistema de responsabilidades que establecía que cualquier funcionario al servicio de la causa insurgente fuera sometido a juicio al final de su cargo.

“Tenemos que llegar a la conclusión de aquellos que no lo reconocían de reevaluar la importancia de esta Constitución para México”, José Fernando Franco González Salas, Ministro SCJN.

“Cómo va a estar articulada la posibilidad de que la nación se manifieste en esa organización política para exigir y hacer posible la vigencia de la propia Constitución”, Andrés Lira, Profesor Emérito COLMEX.

Esta mesa de análisis se realizó en el marco de los actos conmemorativos que organiza el Poder Judicial de la Federación por el Centenario de la Constitución de 1917.

Mario López Peña

INEHRM y Comisión Estatal “Bicentenarios de la Libertad de la América Mexicana” firman convenio

La Constitución de Apatzingán estableció los  principios básicos que siguieron vigentes en las constituciones de 1847 y 1917.

Soberanía nacional, soberanía popular, división de poderes, así como  la organización de una república.

Ésta fue la primera Constitución de México.

Y fue tan vanguardista que muchos de sus conceptos siguen vigentes.

“Y nosotros como mexicanos nos sentimos muy orgullosos de que haya sido una constitución tan avanzada, una constitución que estableció lo que podríamos llamar un régimen semi parlamentario… Y que esta constitución sí estuvo en vigor y no como se le había tratado de restar importancia”, Patricia Galeana, Directora INEHRM.

El Instituto Nacional de Estudios Históricos de las Revoluciones de México y la Comisión Estatal “Bicentenarios de la Libertad de la América Mexicana” firmaron un convenio de colaboración.

El objetivo es conmemorar los 200 años de la Promulgación de los Sentimientos de la Nación, la expedición y sanción del Decreto Constitucional para la Libertad de la América Mexicana y la instalación del Primer Supremo Tribunal de Justicia de la Nación.

 “Es decir que el tribunal después de la firma de 1814, al año siguiente se firmó un tribunal de acuerdo a lo decretado, entonces la importancia que tiene en Derechos Humanos”, Cesar Chavez Garibay, Presidente Comisión Estatal “Bicentenarios de la Libertad de la América Mexicana”.

En el marco de los festejos se publicará un estudio del investigador de la UNAM,  Héctor Fix Zamudio.

Es el primero que da cuenta no sólo de la historia de la Constitución sino del aspecto jurídico de la misma.

Emmanuel Saldaña

20140512-160720.jpg