Presentan colección, Jorge Carpizo para entender la laicidad

Francisco Arroyo, presidente de la Cámara de Diputados, destacó la complejidad de la aplicación del principio de laicidad en México.

“Es conveniente por ello que no se incurra en interpretaciones que propicien conclusiones o la realización de actos contrarios a la laicidad… Se requieren también las acciones de las autoridades como las encargadas de hacer valer la norma y actualizarlas donde sea necesario”.

En la presentación de la Colección Jorge Carpizo para entender la laicidad, Leonardo Valdés, consejero presidente del IFE, aseguró que sin laicidad no es posible la democracia.

“La democracia es laica o no es democracia… En la medida en que seamos capaces de construir un lenguaje común la democracia se consolidará como el espacio en convivencia abierto e incluyente y para eso creo yo es fundamental entender y pensar la laicidad”.

Beatriz Pagés, directora de la revista Siempre, subrayó que el Estado no debe mantenerse pasivo ante los embates de la religión dominante para influir en política, educación pública y criminalizar derechos sexuales y reproductivos.

“Tiene el Congreso el enorme reto de llenar de contenido la laicidad del estado mexicano plasmada en el artículo 40 de la Constitución”.

Pedro Salazar, investigador de la UNAM, señaló que ante las acciones y amenazas de actores políticos y jerarcas de las diversas iglesias, es necesario defender la laicidad en México.

“Todo ello, hay que decirlo ante el silencio y la pasividad del gobierno de la república, ante la pasividad de los gobiernos de acción nacional y durante los primeros meses y hasta el día de hoy de la administración actual”.

La Colección Jorge Carpizo para entender la laicidad, consta de tres volúmenes con trabajos de juristas y académicos de diversos países.

Mario López Peña

Laicidad y símbolos patrios

En México no se ha atendido la vocación antilaica latente en México, aseguró Diego Valadés, investigador de la UNAM.

Reconoció que para dar un paso a la plena educación cívica laica en el país, debe aceptarse y explicarse que los símbolos patrios mexicanos tienen contenido religioso.

“Pero si los símbolos están siendo objeto de expresión cotidiana y si cotidianamente entonamos loas a Dios que repito que todos los que así lo hicieren están en su derecho y en libertad de hacerlo, pero no tenemos el derecho de imponérselo como obligación desde la infancia”.

En Conferencia Magistral, Diego Valadés explicó que los colores de la Bandera Nacional, que viene de 1821 refieren a la religión, la unión y la independencia.

Sobre el escudo, dijo que la evolución de significados del águila está vinculada con la religión católica y la destrucción del mal, la serpiente, identificada con las culturas prehispánicas.

Sobre el Himno Nacional, subrayó las constantes referencias divinas.

“Abogo sólo porque conozcamos qué significan, porque los explicitemos porque les demos un nuevo contenido, porque finalmente los símbolos están integrados de acuerdo con la interpretación que cada etapa de la vida social le quiere dar”.

Dijo que deben modificarse las pautas educativas desde la infancia, que permitan consolidar el Estado laico.

Mario López Peña

Laicidad y educación

El Rector de la UNAM, José Narro, llamó a fomentar la laicidad en México.

“Avanzar en el concepto de laicidad es fortalecer si duda el concepto de libertad… No puedo entender una sociedad, una nación que no pueda ir evolucionando en esa dirección”.

En la inauguración de un Seminario sobre la República Laica, señaló que el país necesita una educación alejada de dogmas, con la participación activa de los jóvenes.

“Es mejor respetar íntegra, totalmente la libertad de pensamiento, de creencias, de decisiones, de opiniones, de expresiones de las personas, que entrar en esa confrontación que sólo divide, que sólo separa, que sólo enfrenta”.

En el marco de este seminario, organizado en el marco de la cátedra Benito Juárez recordaron el trabajo del jurista Jorge Carpizo en defensa del Estado laico.

“La lucha por la laicidad aún tiene muchos frentes en los que tiene que realizarse, en particular por lo que hace a la vigencia plena de los derechos humanos… Para el Doctor Jorge Carpizo la laicidad nunca fue una cuestión menor, era un principio irrenunciable, una necesidad que al verse amenazada justificaba el que se defendiera en forma activa”, Luis Raúl González Pérez, Abogado General UNAM.

Hicieron un llamado a los estudiantes a defender la laicidad para conseguir una formación igualitaria y de calidad.

En la ceremonia se premió a estudiantes de la Facultad de Derecho y la Facultad de Ciencias Políticas ganadores del concurso de ensayo Laicidad y educación.

Mario López Peña

Fortalecimiento de la educación y el espacio público laico

Lo que más conviene a las iglesias, al estado, y a los ciudadanos, creyentes y no creyentes es el fortalecimiento de la educación y el espacio público laico, aseguró José Woldenberg, catedrático de la Facultad de Ciencias Políticas de la UNAM.

“El Estado laico no es antireligioso, pero las instituciones del estado deben mantenerse secularizadas, autónomas, en especial la escuela porque su lógica, su materia de trabajo, su vocación, son distintas a las de la Iglesia”.

Subrayó que no se debe pedir al Estado que imparta religión en la educación pública, dijo, porque el Estado fallaría en facilitar la coexistencia de creencias sin estar comprometido con ninguna.

“El estado laico sostiene la autonomía de todas las instituciones públicas respecto del magisterio eclesiástico”.

Dentro del Seminario sobre laicidad y educación, subrayó que el estado laico no es contrario a la expresión y recreación de las religiones.


“Su autonomía debe ser refrendada una y otra vez, porque si el estado confunde ambos campos acaba por no ofrecer garantías a la diversidad de credos que coexisten en una sociedad”.

Es preocupante, indicó, que ataques al Estado laico se materialicen en las legislaciones locales, un ejemplo de ello, añadió, es la criminalización de las mujeres por la interrupción del embarazo.

Mario López Peña

Laicidad, constitución y educación

Para dar un paso a la plena educación cívica laica en el país, debe aceptarse y explicarse que los símbolos patrios mexicanos tienen contenido religioso, aseguró Diego Valadés, investigador de la UNAM.

“Y son los símbolos que les enseñamos a los niños… Y sí efectivamente nuestros funcionarios públicos no pueden ir a misa, pero cada tres por cuatro nuestros funcionarios invocan a Dios en público”.

En el segundo día del Seminario sobre laicidad y educación, Diego Valadés explicó cuáles son los elementos religiosos de la Bandera Nacional.

“La Bandera, viene de 1821, y los tres colores como los definió en su momento Iturbide, implican la referencia a Religión, Unión e Independencia”.

Sobre el escudo, dijo que la evolución de significados del águila está vinculada con la religión católica y la destrucción del mal, la serpiente, identificada con las culturas prehispánicas.

“Habría que explicárselo bien a los educandos, porque es un símbolo que refleja la hipóstasis de una cultura sobre otra y la destrucción justamente de la nuestra… En el caso del Escudo hay que explicar el origen, porque les estamos diciendo a los jóvenes, a los niños, a todo el mundo, una gran mentira, en cuanto a que no hubo tal águila devorando a ninguna serpiente en ninguna tradición prehispánica”.

Por otra parte, reconoció que la solicitud de concesiones de las iglesias para valerse de medios de comunicación para transmitir sus actos de culto, no pone en riesgo el Estado laico, pues no incurre en violaciones constitucionales.

Mario López Peña