SCJN publica acuerdo

La Suprema Corte publicó el acuerdo en el que ordena a los tribunales colegiados, resolver los amparos en revisión, en los que se pide declarar la inconstitucionalidad de diversos artículos de la nueva Ley Federal del Trabajo, aplicando los criterios que fijó la Segunda Sala al respecto.

La Segunda Sala resolvió un caso relacionado con la libertad sindical y la elección de dirigencias sindicales

La Segunda Sala de la Corte resolvió que la fracción IX del artículo 371 de la Ley Federal del Trabajo, no viola los principios democráticos, ni la libertad y autonomía sindicales, reconocidas por la constitución y tratados internacionales firmados por México.

La norma impugnada establece que la elección de las dirigencias sindicales puede hacerse a través del voto directo y secreto o indirecto y secreto, medida que garantiza la libertad sindical, al permitir optar por la forma que mejor responda a sus necesidades.

Los ministros indicaron que la votación indirecta no está prohibida en la constitución, misma que se permite siempre y cuando, se garantice el derecho de todo agremiado a participar en el proceso de manera libre.

Indicaron que dicha norma permite a los sindicatos definir en sus estatutos, la mejor manera de elegir a sus dirigentes.

Manifestaron que la selección de dirigencias sindicales en forma indirecta y secreta, puede aplicar cuando las agrupaciones sindicales son muy grandes y tienen representación en todo el país, lo que de alguna manera puede facilitar los procesos electivos de dirigentes.

José Luis Guerra García

Tribunal Federal de Conciliación y Arbitraje publica acuerdo

El Tribunal Federal de Conciliación y Arbitraje publicó el acuerdo que establece que de conformidad con la nueva Ley federal del trabajo, hará públicos los registros sindicales y los contratos colectivos de trabajo. Entre la información que se incluirá se encuentran los nombres de los dirigentes, número de afiliados y a la central que pertenecen.

Resolución de la Segunda Sala

Por unanimidad, la Segunda Sala de la Corte resolvió que la fracción XIII del artículo 47 de la Ley federal del trabajo, no viola los principios de igualdad y no discriminación previstos en el artículo uno de la Constitución.

Disposición que faculta al patrón para rescindir la relación laboral sin responsabilidad alguna, cuando el trabajador acude a cumplir con sus labores en estado de embriaguez o bajo la influencia de algún narcótico o droga, salvo que exista prescripción médica.

Los ministros indicaron que en todos los casos el patrón puede recurrir a esta medida cuando el trabajador se encuentra en un estado de embriaguez que le impida desempeñar sus labores, poniendo en riesgo su vida, la de sus compañeros y la seguridad de la empresa.

Por ese motivo, confirmaron el amparo concedido por un tribunal colegiado, por cuestiones de legalidad.

Al resolver una contradicción de tesis, fijaron como criterio que si una persona rechaza el ofrecimiento de un trabajo hecho por el patrón, con posterioridad no estará en condiciones de pretender aceptar la propuesta, toda vez que ya ejerció su derecho y en uso del mismo, declinó la oferta de reinstalación.

Indicaron que esto es así, ya que al rechazar la oferta precluyó su derecho, y a partir de esa negativa inicia la etapa contenciosa del juicio laboral, razón por la cual no puede quedar al arbitrio del trabajador la decisión sobre si acepta o no en cualquier momento la oferta de trabajo.

Indicaron que el ofrecimiento de trabajo, no es una propuesta que pueda estar vigente durante todo el juicio laboral y menor aún si fue rechazada.

José Luis Guerra García

Resoluciones de la Primera y Segunda Salas de la Corte

La Primera Sala de la Corte ejerció su facultad de atracción para conocer de un amparo cuyo tema es el derecho a la salud del paciente en relación con la responsabilidad por malas prácticas médicas.

Caso que permitirá definir bajo qué parámetros debe medirse el acto médico, cuando los servicios fueron prestados por varios doctores de un centro hospitalario privado, qué reglas de interpretación y aplicación deben regir los contratos de servicios, qué obligaciones tiene un jefe de unidad; qué obligaciones impone el derecho a la salud de los pacientes al hospital privado, y en qué casos es responsable de la mala práctica médica, y si la contraindicación en el suministro de medicamentos, es suficiente para determinar malas prácticas médicas.

En otro asunto determinaron que el artículo 45 del Código Fiscal de la Federación, no vulnera el derecho fundamental a la inviolabilidad de las comunicaciones.

Esta norma permite que en una visita domiciliaria el contribuyente ponga a disposición de la autoridad fiscal la contabilidad y documentos, incluidos estados de cuenta bancarios, que acrediten el cumplimiento de sus obligaciones fiscales.

Los estados de cuenta, indicaron, no se consideran una comunicación privada, sino información patrimonial de una persona.

La Segunda Sala fijó como criterio que las multas impuestas por la PROFECO, pueden ser impugnadas a través del juicio contencioso administrativo, conforme a lo dispuesto en la fracción tercera del artículo 14 de la Ley Orgánica del Tribunal Federal de Justicia Fiscal.

Indicaron que ello es así, debido a que la multa es una medida de apremio que se impone por desconocer un mandato de autoridad, cuya  emisión se fundamenta en una norma administrativa federal, como lo es la Ley Federal de Protección al Consumidor.

También resolvió que el artículo 744 de la Ley Federal del Trabajo, no viola el derecho de seguridad jurídica, protegido por la Constitución en sus artículos 14 y 16.

La norma impugnada, permite que las ulteriores notificaciones en un juicio laboral, se realicen en el domicilio o lugar de trabajo, designado por el interesado, permitiendo que se coloque copia de la resolución en la puerta, cuando no se encuentre el interesado y el lugar esté cerrado.

La Segunda Sala determinó qué documentos laborales demuestran eficiencia de los trabajadores

La Segunda Sala resolvió que de los documentos que está obligado a presentar el patrón en un juicio laboral, no se desprende que un trabajador desempeña labores idénticas al de otro u otros empleados, con la misma eficiencia y calidad.

Al interpretar el artículo 804 de la Ley federal del trabajo, vigente hasta antes de la reforma a dicha ley, indicó que documentos como el contrato de trabajo, recibos de pago y controles de asistencia, entre otros, solo demuestran las condiciones elementales de la relación de trabajo.

Tales como categoría, salario, horario, duración de la jornada y pago de las prestaciones respectivas, pero no permiten demostrar la eficiencia de las actividades desarrolladas.

Argumentaron que para medir la eficiencia, se debe partir de un análisis técnico o apreciación personal, que escapa a las finalidades de la inspección, en la que el actuario, únicamente puede dar fe, de que el texto de los documentos que se exhiben coincidan con lo que el patrón pretende acreditar, sin que esto implique que pueda realizar inferencias subjetivas de los mismos.

José Luis Guerra García

Notificaciones en juicios laborales

La Segunda Sala determinó que tratándose de las ulteriores notificaciones personales en los juicios laborales, es necesario que el actuario se cerciore que esté presente el interesado o persona autorizada para ello, conforme a lo previsto en el artículo 744 de la Ley federal del trabajo.

Al resolver una contradicción de tesis entre tribunales colegiados, indicó que de la interpretación literal, se debe notificar la resolución respectiva el mismo día que se dicte, al interesado o a la persona autorizada para ello, si es que acude a la junta o en el domicilio designado para ello.

En caso de que no se encuentre ninguno de ellos, se le dejará la copia con quien se encuentre en el domicilio; en caso de que el local se encuentre cerrado, se fijará la copia en la puerta de entrada o en el lugar de trabajo.

Agregaron que no existe justificación legal para concluir que la validez de la diligencia de notificación, se cumple dejando copia con la persona que lo atienda.

Por lo que está obligado a constatar que el interesado o persona autorizada se encuentren presentes al momento de la notificación.

José Luis Guerra García

Resoluciones de la Segunda Sala

La Segunda Sala de la Corte resolvió que las juntas y tribunales laborales sí son autoridad y en consecuencia, están facultadas para realizar las diligencias necesarias para cumplir un laudo.

En consecuencia pueden proceder al embargo y a realizar las medidas de apremio, previstas en la fracción iv del artículo 951 de la Ley federal del trabajo.

Para lo cual el actuario puede solicitar el auxilio de la fuerza pública para romper las cerraduras de un local dentro de las diligencias de pago y embargo, figura que no puede equipararse con el cateo, en la que se buscan y objetos y personas relacionados con una cusa penal.

En el caso del laudo laboral el patrón tiene conocimiento del procedimiento, por lo cual está consciente de que en cualquier momento se puede llevar a cabo la diligencia.

Indicaron que el requerimiento de pago y embargo, es el cumplimiento de una condena derivada de un juicio laboral, y en él se priva de ciertos muebles o inmuebles, hasta la cantidad necesaria para cubrir la condena, por lo que el procedimiento tiene la naturaleza de un acto privativo.

José Luis Guerra García

La Segunda Sala fijó criterios relacionados con el pago por horas extras a trabajadores

La Segunda Sala resolvió que el tiempo extraordinario que labore un trabajador que exceda las 9 horas a la semana, debe pagarse al 200 por ciento más del salario ordinario.

Argumentaron, que ello lo prevé el segundo párrafo del artículo 68 de la Ley federal del trabajo.

Indicaron que cuando un trabajador acepta laborar tiempo extraordinario, debe entenderse que este no debe exceder de 3 horas diarias, ni de 3 veces a la semana.

Tiempo extra que se pagará al 100 por ciento más del salario ordinario.

Manifestaron que la ley permite el tiempo extra siempre y cuando  no se ponga en riesgo la vida del trabajador, de sus compañeros, del propio patrón o la existencia de la empresa.

Si el tiempo extra excede de las 9 horas a la semana, el tiempo adicional, deberá  pagarlo el patrón,  al 200 por ciento más del salario ordinario.

Ello solo procede si el trabajador acepta laborar, más de las horas extras permitidas por la propia Ley federal del trabajo.

José Luis Guerra García

La Segunda Sala resolvió asuntos relacionados con la situación laboral del trabajador

La Segunda Sala de la Corte fijó como criterio que el término para hacer efectiva la autorización de cese de los trabajadores al servicio del Estado, contenida en un laudo dictado por el Tribunal Federal de Conciliación y Arbitraje es de 15 días.

Al resolver una contradicción de tesis, indicó que ese plazo es el que contempla el artículo 945 de la Ley federal del trabajo vigente.

Precisaron que en estos casos no se aplica el plazo de 4 meses previsto en el artículo 113, fracción II, inciso C, de la Ley federal de los trabajadores al servicio del Estado, ni el de 2 años que señala el artículo 114, fracción III de esa misma ley.

Se mencionó que no se puede dejar al arbitrio del titular el cumplimiento del laudo, ya que dejaría en incertidumbre jurídica, la situación laboral del trabajador.

Puntualizaron que si no se hace efectivo el cese del trabajador en el plazo de 15 días, contados a partir de que se notifique el laudo respectivo, podrá considerarse que se ha abandonado la intención de poner fin al vínculo laboral, y por tanto, éste, continuará.

José Luis Guerra García