Suben deportaciones

8 mil 600 mexicanos fueron deportados de Estados Unidos a Nuevo Laredo durante este año… Del total de atendidos en la Casa del Migrante de esta ciudad 60 por ciento corresponde a mexicanos deportados y 40 por ciento a personas de otros países.

Reducen deuda

Nuevo Laredo bajó su deuda 34 por ciento pasando de mil 642 millones de pesos a mil 090 millones de pesos en octubre de este año… El Municipio espera abonar 286 millones de pesos más al cierre del 2012 ya que ocupa el sexto lugar nacional entre los municipios con más deuda.

Juventino Víctor Castro y Castro, el hombre que siempre quiso ser Ministro de la Suprema Corte de Justicia

“Es un gran honor para este modesto  jurista la llegada de este momento en que el Máximo Tribunal del país de hecho avala su retiro y lo eleva en su descenso”.

La justicia fue su vocación, su ideal…  Su compromiso cotidiano.

Conocido como el estadista con toga y birrete.

Más de seis décadas como abogado, defendiendo desde diversas trincheras que la legalidad y la justicia, deben ser los valores máximos de toda autoridad frente a los gobernados.

Ese fue Don Juventino Víctor Castro y Castro, el hombre que siempre quiso ser Ministro de la Suprema Corte de Justicia.

Y al conseguirlo, dejó huella.

Nació en Nuevo Laredo, Tamaulipas, un 16 de junio de 1918.

Sus padres fueron Don Federico Castro Olea y Doña Mercedes Castro Chavert.

En 1936, en el Distrito Federal, decidió estudiar derecho, porque según él, ser abogado significaba buscar lo justo, lo equilibrado.

Ingresó a la Escuela Nacional de Jurisprudencia, antecedente de la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional Autónoma de México.

Todavía no se titulaba como abogado, cuando inicio el estudio de la Licenciatura en Letras, en la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM.

El 27 de noviembre de 1941, presentó su examen profesional de licenciado en derecho, con la tesis “Funciones y disfunciones del ministerio público en México”.

En su investigación, Don Juventino, examinó la naturaleza jurídica y las funciones del ministerio público.

Uno de sus principales mentores fu su tío, Don Teófilo Olea y Leyva.

En 1994, se hizo realidad el planteamiento de su tesis de abogado, se modificó el artículo 21 de la constitución federal, para establecer que puede impugnarse jurisdiccionalmente el no ejercicio o desistimiento de la acción penal por parte del ministerio publico.

Don Juventino se incorporó al Poder Judicial de la Federación a finales de los años cuarenta.

En aquella época alternaba sus estudios doctorales, con su actividad como Secretario de Estudio y Cuenta en la Suprema Corte de Justicia.

Desde entonces quiso ser ministro.

Tal vez por eso, cuando cumplió 65 años se entristeció porque aparentemente ya no realizaría su sueño.

Pero la reforma de 1994 en la que se eliminó el tope de edad máxima para ser ministro, lo favoreció.

El 26 de enero de 1995, protestó ante el Senado como Ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

Cargo que asumió el primero de febrero de ese mismo año; quedó adscrito a la Primera Sala, donde permaneció del 7 de febrero de 1995 al 30 de noviembre de 2003. Fue el Decano del Máximo Tribunal hasta su retiro.

“Quedó así desde entonces juramentada mi entrega personal a la sociedad mexicana para involucrar todo mi ser en el desempeño de la judicatura en su lucha incansable por alcanzar para nuestra querida patria la oxigenante justicia que ella espera y se merece”.

Entonces se le oyó decir,  “Soy el ministro más viejo que se haya nombrado…Tenía 77 años.

“Y ese récord… dijo…. Nadie me lo quita”

Como ministro fue ponente en varios asuntos relevantes, entre los que destacan el amparo en revisión, por el que se concluyó que restringir la circulación de vehículos no violaba la libertad de tránsito; el amparo contra actos de las universidades públicas; la contradicción de tesis del llamado Anatocismo; y la contradicción mediante la que se resolvió que el amparo procede contra el no ejercicio o desistimiento de la acción penal por parte del ministerio público y el caso Aguas Blancas.

“Porque al resolverse ese asunto concreto que solamente tuvo el carácter de recomendación se precisaron precedentes jurisprudenciales de la mayor trascendencia”.

Fue autor de varías obras, entre ellas, “Ensayos constitucionales”,  “El sistema del derecho de amparo” y “Garantías y amparo”; además fue catedrático en la Facultad de Derecho de la UNAM y en la Escuela Libre de Derecho.

En 1995 recibió la Medalla Benito Juárez, conferida por la Sociedad Mexicana de Geografía y Estadística; en 1998, el Senado le otorgó la medalla por el 80 Aniversario de la Constitución; y en el 2003, recibió el Premio Nacional de Jurisprudencia.

Fue actor de lo que él mismo llamó el parte aguas de la justicia en nuestro país:

La transformación del Poder Judicial de la Federación, tras la reforma constitucional de 1995.

Para Don Juventino, la creación del Consejo de la Judicatura Federal fue uno de los aciertos más significativos de aquella reforma.

“Por eso la Corte ahora si se ha confirmado y conformado como un tribunal de constitucionalidad… Al remitirse al nuevo instituto al consejo de la judicatura federal la administración vigilancia y disciplina del poder judicial… se permitió que nuestro tribunal de constitucionalidad dedicara todos sus esfuerzos a las importantes labores constitucionales”.

Su deseo de conservar las instituciones, y su anhelo por preservar las estructuras jurídicas y políticas que le dan vida a México, fueron rasgos distintivos en su carrera como jurista.

Agudo en sus críticas y cargado siempre de humor inteligente.

Sirvió a los Tres Poderes de la Unión y al concluir su función como Ministro de la Suprema Corte, mantuvo sus inquietudes al frente del grupo “Cambio de la cultura mexicana, AC” que él mismo fundó.

“Los señores ministros mis compañeros ya conocen bien el proyecto ambicioso al que me refiero si continúan  otorgándome su buena voluntad y su energía juntos podríamos trabajar en la posibilidad también conjuntada en lograr una hazaña  nacional en lo que al cambio de la cultura se refiere”.

Alcanzó una diputación federal por el PRD, en la actual legislatura en la que presidió la Comisión de Puntos Constitucionales.

En todas las acciones que emprendió, el Ministro Juventino Castro y Castro, dejó testimonio como jurista y juzgador; fue un hombre inquieto e incansable, honesto, intachable y permanente estudioso del derecho.

Quienes lo conocieron, dicen que él día que concluyo su encargo como Ministro de la Corte no se le vio triste.

“Puede haber hecho más, debí haberme exigido mucho más, la edad no era impedimento por el contrario me proporcionó experiencia… pero tampoco puede decirse que incumplí el compromiso constitucional aplique la ley y la justicia”.

La Corte fue su casa y la honró con su impecable desempeño como ministro.

A Don Juventino Castro y Castro le sobreviven sus tres hijas.

“Voy hacía el retiro final satisfecho y agradecido ojalá haya aprovechado mi excepcional oportunidad de forma óptima”.

Descanse en paz: un mexicano ejemplar, uno de los mejores ministros que ha tenido el Tribunal Constitucional. 

Verónica González

El pasado puente patrio el índice delictivo en las carreteras del norte del país registro una baja del seis por ciento

El Director de Caminos y Puentes Federales, Tarcisio Rodríguez, informó que la disminución se dio en las carreteras Nuevo Laredo-Monterrey y Nuevo Laredo-Reynosa.

“Esto indica que han funcionado muy bien los esquemas de seguridad de las dependencias tanto federal como estatal, la coordinación que tienen con caminos y puentes federales y bueno evidentemente esa sensibilidad de los usuarios, hoy salen las familias así se demostró este fin de semana”.

Respecto a las tarifas carreteras, defendieron los cobros que se aplican.

Argumentaron que son competitivas respecto a otras naciones.

“Países como España, Francia, donde España el nivel tarifario es de 1.30, 1.21, en Francia 1.34, en México tenemos 1.30 en cuanto a tarifa por kilómetro”, Humberto Ibarrola, Dir. Gral. Desarrollo Carretero SCT.

Descartó que la crisis económica que se registra a nivel internacional, principalmente en Europa, vaya a representar un recorte al presupuesto para infraestructura en México.

Adelantó que para el próximo año rebasarán los 20 mil kilómetros de carreteras construidas.

En conferencia, anunciaron la realización del Vigésimo Cuarto Congreso Mundial de Carreteras, a celebrarse del 26 al 30 de septiembre próximos en la Ciudad de México.

Oscar González