Psicología del crimen

La falta de respuesta ante los altos índices de violencia, han convertido a México en una sociedad perversa, aseguró Alfredo Guerrero especialista de la Facultad de Psicología de la UNAM.

“La psicología del victimario y la víctima es una psicología de la perversidad, que hemos generado y sostenemos porque nos hemos convertido en una sociedad perversa”.

En conferencia en el Instituto de Investigaciones Sociales de la UNAM, reveló que el miedo y el terror producto de la violencia en los últimos años inhiben la participación ciudadana.

“Un individuo y una sociedad que viven con miedo y terror son sujetos vulnerables… Es un miedo vuelto terror derivado de la violencia sufrida directa o indirectamente en una creciente ola que pareciera no tener fin”.

Las manifestaciones culturales y cualquier posibilidad crítica de la sociedad, subrayó, son inhibidas por ese terror.

Es paradójico, indicó, que para acabar con el miedo, se tenga que acabar con la violencia.

Pero no se puede acabar con la violencia si la sociedad no supera el miedo y el terror y organizadamente la enfrenta, no con más violencia”.

Es necesaria una regulación de los medios de comunicación, indicó, que limiten la transmisión de mensajes que fomenten el resentimiento social.

Mario López Peña

Riesgos de infarto como consecuencia de ira y hostilidad

La ira y la hostilidad son  factores de riesgo para las enfermedades cardiovasculares.

Emociones que producen cambios metabólicos que alteran la catecolamina vertida al torrente sanguíneo, sustancia que al adherirse a las arterias, obstruye el paso de la sangre y detona el infarto.

Las catecolaminas son neurotransmisores que incluyen adrenalina,  noradrenalina y dopamina, asociadas al estrés y a la obesidad.

Una respuesta fisiológica asociada al estrés físico o emocional; es decir, si una persona se enoja, se producen cambios en sus sistemas hormonal y nervioso, que activan y dan energía al organismo para responder con intensidad.

La Facultad de Psicología de la UNAM señala que al momento que esas conductas son demasiado frecuentes e intensas, son un factor de riesgo para enfermedades cardiovasculares, y también un elemento destructivo de las relaciones interpersonales.

Desde el punto de vista de la psicoterapia no existe un método eficiente y seguro para controlar estos trastornos; es uno de los problemas más difíciles de resolver.

Oscar González

Atención psicológica

La facultad de psicología de la UNAM, abrió un call center para ofrecer atención psicológica al público en general. El servicio se prestará de lunes a viernes de las 8 a las 20:00 horas a través del número telefónico: 56-22-22-88, en donde se dará apoyo a personas con problemas emocionales de tipo sexual, conductas adictivas o bien, de violencia.

 

Estrés postraumático

La inseguridad y violencia que vive el país, está generando que aumenten los casos de estrés postraumático en la población.

La profesora de la Facultad de Psicología, María Consuelo Hernández Troncoso, indicó que ello es consecuencia, de que cada vez es mayor el número de personas que son víctimas de algún asalto o hecho violento.

El estrés postraumático genera alteración del sueño, afectando la actividad cotidiana del individuo, generándole desconfianza, irritabilidad y miedo.

Las personas que han sido víctimas de algún hecho violento, reconocen que ello les ha producido desconfianza y temor de estar en la calle.

“Pues sí, la verdad sí, yo nada más salgo hasta las 10, 11 de la noche, porque pues sí temo que me asalten en cualquier momento o ya no sé ni de quien cuidarme, si de los policías o de los mismos rateros”, Graciela Flores, Víctima de la inseguridad.

“Claro que sí, viene uno ya toda desconfiada, cuidándose uno, de, sí de la gente porque no sabe uno”, Maricela García, Víctima de la inseguridad.

Las personas que sufren de estrés postraumático, requieren de atención psicológica para superar este tipo de episodios y para evitar, que ello se transforme en problemas de depresión, ansiedad y ataques de pánico que dañan la calidad de vida.

Pero en la mayoría de los casos la población no acude con los especialistas por la falta de recursos.

“Pues porque no, de que lo necesito, si lo necesito, pero pues no, no tengo recursos para acudir, la verdad”.

La Clínica de la Facultad de Psicología de la UNAM, atendió en los primeros 6 meses de 2011 a 722 pacientes con estrés postraumático, de los cuales el 45 por ciento presentaba algún tipo de ansiedad. El 52 por ciento de los pacientes eran mujeres, 40 por ciento hombres y el resto menores.

José Luis Guerra García

Violencia entre parejas

Especialistas de la facultad de psicología de la UNAM, revelan en un estudio que el 76 por ciento de las parejas en noviazgo en México, enfrentan violencia física o verbal, al asumir patrones de conducta similares a su entorno micro o macro social. Se destaca que este tipo de conductas se reflejan en 7 de cada 10 parejas jóvenes.

De 9 a 10 % de niños con rasgos depresivos

Recuperar los espacios de afecto, convivencia y comunicación, se han vuelto factores imprescindibles para prevenir el aislamiento y la depresión infantil.

De acuerdo con la facultad de psicología de la UNAM, también son necesarias actividades deportivas, recreativas y culturales, para abrir las posibilidades de maduración emocional.

Los números son reveladores… La incidencia de niños con rasgos depresivos oscila entre ocho y nueve por ciento.

Mientras que el 30 por ciento de los mexicanos de 18 a 36 años de edad, también padece algún trastorno psiquiátrico.

Los más frecuentes: ansiedad, adicciones y depresión.

Estrés, problema de nuestro tiempo, es uno de los precursores más importantes para estos males.

La Organización Mundial de la Salud revela que la depresión va en aumento y advierte que para el 2025, se convertirá en el primer o segundo lugar en la lista de problemas de salud pública.

Recomiendan a los padres estar pendientes de sus hijos, detectar si el llanto aumenta; si hace berrinche; tiene pesadillas; o si ocurre cualquier cambio para brindarle atención oportuna.

Videojuegos e internet, contribuyen al aislamiento.

Recordemos que los adultos del 2025 son los niños de hoy.

Oscar González