La representación de México tuvo una destacada participación en la Cumbre Judicial Iberoamericana 2014

La representación  de México tuvo una destacada participación en la Cumbre Judicial Iberoamericana 2014, que se desarrolló en Santiago de Chile.

Logró el consenso generalizado de los representantes de los 23 países participantes, con la aprobación de dos protocolos de actuación judicial que serán de utilidad para todos los jueces iberoamericanos.

Herramientas que fueron impulsadas y coordinadas por la Suprema Corte de Justicia de la Nación y el Consejo de la Judicatura Federal.

Primero, el Ministro Presidente Juan Silva Meza presentó el Protocolo iberoamericano de actuación judicial, para mejorar el acceso a la justicia de personas y grupos en condición de vulnerabilidad, con especial énfasis en justicia con enfoque de género.

Este Protocolo, como recordamos, tiene como antecedente el esfuerzo realizado por la Suprema Corte de Justicia mexicana para brindar a las y los juzgadores herramientas que los auxilien en su tarea de impartir justicia de forma especializada.  La buena acogida que han tenido en México motivó que en Buenos Aires se planteara su elaboración en el ámbito iberoamericano”.

El documento se centra en los problemas que enfrentan las mujeres víctimas de violencia, así como niñas, niños y adolescentes; personas y pueblos indígenas, personas con capacidades diferentes y personas migrantes.

Prioriza los principios y prácticas dirigidas tanto a la modificación de aspectos jurídicos, como a los administrativos, relacionados con la atención en el ámbito judicial de personas y colectivos en situación de vulnerabilidad.

“Facilita que las personas que participan en el funcionamiento de los sistemas judiciales cuenten con una herramienta de consulta que sirva de guía de actuación; avanzando así en la observancia de los estándares más protectores y en la consideración de las características y situación de los grupos y personas antes mencionadas”.

También favorece que las personas y grupos sociales conozcan y ejerzan con plenitud los derechos reconocidos por el ordenamiento jurídico internacional.

“Nos corresponde ahora a las Cortes Supremas, a los Tribunales Supremos de Justicia, a los Consejos de la Judicatura promover la apropiación de estos documentos, elaborados por esta Cumbre, para nuestros operadores jurídicos como parte de ese compromiso de cooperación e intercambio que nos anima como comunidad iberoamericana”.

Los poderes judiciales iberoamericanos hicieron suya la voz y propuesta de la Corte mexicana en Santiago de Chile.

Acordaron impulsar en sus respectivos países la aplicación de este Protocolo.

 “Yo quiero reconocer el trabajo y decir que nuestro país asume el compromiso de utilizar ese trabajo, estos documentos, y de propiciar el objetivo que tienen: la no revictimización de las personas en estado de vulnerabilidad y de las mujeres”, Zarela Villanueva Monge, Presidenta de la Corte Suprema de Justicia de Costa Rica.

 “Nicaragua aprueba este protocolo y cualquier otra medida o propuesta que en este sentido se haga”, Alba Luz Ramos Vanegas, Presidenta de la Corte Suprema de Justicia Nicaragua.

“Felicitamos a ambas representaciones por el trabajo que han hecho y exhortamos a todas las delegaciones a que aprovechemos unánimemente estos trabajos”, Jorge Alberto Rivera Avilés, Presidente de la Corte Suprema de Justicia de Honduras.

 “Ponderar el trabajo de las dos comisiones que nos presenta el trabajo hoy primero por haber ingresado con profundidad a la temática de pueblos indígenas”, Representante de Bolivia.

 “Yo también me quiero sumar al igual que mis colegas al reconocimiento, al trabajo, que han hecho los colegas de México y Guatemala sobre este interesantísimo tema para nuestra justicia en las américas, porque se trata precisamente de las personas que no han tenido acceso a la justicia”, Florentín Meléndez, Presidente Corte Suprema de Justicia de El Salvador.

 “Manifestamos nuestro compromiso de seguir participando en este trabajo y en todos los compromisos que signifiquen llevar adelante esta mejora del acceso a la justicia para estos grupo”,  Representante de Uruguay.

Otro de los instrumentos relevantes que la Cumbre decidió aprobar para ejercerlos en los países participantes, fue “El protocolo iberoamericano para garantizar la seguridad de las y los juzgadores como base de su independencia”.

El propósito de este Protocolo es generar condiciones de tranquilidad, libertad e independencia que aseguren una impartición de justicia libre de cualquier presión que no sea estrictamente jurídica.

Este Protocolo, que también fue impulsado y coordinado por México, lo presentó el consejero de la Judicatura Federal, Manuel Ernesto Saloma Vera.

 “El tema de la seguridad de las y los juzgadores es un problema común, las situaciones de riesgo personal y laboral que enfrentan día a día los juzgadores, sus familias, el personal administrativo y de apoyo que labora en forma cercana con las personas responsables de la administración de justicia, motivó la elaboración del documento”.

Así, la representación de México asumió un papel de liderazgo en esta Cumbre Judicial Iberoamericana, con la presentación de los dos protocolos de actuación judicial.

Juan Carlos González  

 

Concluye Cumbre Judicial Iberoamericana 2014

DSC_9570Con el compromiso de impulsar los protocolos y herramientas aprobadas para mejorar la justicia en los 23 países participantes, concluyó en Santiago de Chile la Décimo Séptima Cumbre Judicial Iberoamericana 2014.

El Ministro Presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, Juan Silva Meza, firmó la Declaración de Santiago de Chile, de la Décimo Séptima Cumbre.

Como también lo hicieron los  demás representantes de cortes, tribunales supremos y consejos de la magistratura, que participaron en esta importante reunión.

 “Hoy comienza también para todos nosotros un nuevo reto, el reto de impulsar desde cada uno de nuestros poderes judiciales los diferentes productos y resultados de la cumbre, cada uno puede y debe hacerlo desde su especial circunstancia, atendiendo sus peculiaridades y a sus necesidades, manejando convenientemente los tiempos pero no hay excusa que valga”, Carlos Lesmes Serrano, Presidente del Tribunal Supremo del Reino de España.

Se destacó la necesidad de dar un nuevo impulso a la Cumbre Judicial Iberoamericana para abrir más espacios de participación y gestión.

El presidente de la Corte Suprema de Justicia de Chile, Sergio Muñoz, aseguró que con la cumbre se logró avanzar en la preocupación común por la cooperación judicial internacional.

 “La preocupación por las personas que se encuentran en condición de vulnerabilidad , especialmente con enfoque de género, el resguardo de la seguridad de nuestros impartidores de justicia, las buenas prácticas en tecnología, planificación y otros aspectos relacionados con ello y la calidad de la justicia”.

En la Ceremonia de Clausura, se hizo la entrega simbólica de la bandera de la Cumbre a la representación de Paraguay, que será el país sede de la siguiente reunión, en 2016.

“Reconfortados por la conciencia de haber cumplido clausuramos esta asamblea plenaria de la décimo séptima edición de la Cumbre Judicial Iberoamericana, muchas gracias”.

Juan Carlos González

Diplomado sobre litigación en el proceso penal

El éxito del nuevo sistema de justicia penal, que deberá estar vigente a más tardar en el 2016, depende de una adecuada capacitación de los operadores del mismo.

Afirmó el juez de garantías de Santiago de Chile, Fernando Guzmán Fuenzalida, quien añadió que si el sistema funciona bien, los beneficios sociales serán relevantes.

En principio, permitirá utilizar de mejor manera los recursos públicos, pues la idea es, que solo los casos relevantes lleguen a juicio, y el resto se resuelvan a través de medios alternos.

“Pero que son medidas que son mucho más beneficioso socialmente, que la imposición de una cárcel, que el recurso cárcel, mejor dicho, cierto que es la prisión, de tal forma de que en este tipo de procesos tenemos salidas alternativas como la suspensión condicional del procedimiento, los acuerdos reparatorios y también tenemos los procedimientos de auto incriminación, procedimiento simplificado o abreviado”.

Proceso que además, en todo momento protege el debido proceso y el respeto a los derechos tanto de la víctima como del inculpado.

“Es que vamos a tener un proceso penal que es mucho más respetuoso de los derechos fundamentales, es decir, un proceso penal solamente legítimo, cierto, en la medida en que no vulnera los derechos humanos y por lo tanto un proceso de esta naturaleza, garantiza de mejor forma todos los principios, cierto, a través de los cuales se protejan los derechos individuales”.

El juez Guzmán Fuenzalida, participó en el Diplomado sobre litigación en el proceso penal, que se imparte en el Instituto de la Judicatura Federal, en donde abordó el tema del papel que juegan los jueces de control y de la importancia de la prueba legítima en el proceso.

“Controlar la actuación del ministerio público, admitiendo o no, los medios de prueba que pueden ser recibidos en juicio”.

En este diplomado se encuentran inscritos 38 integrantes del Poder Judicial Federal, el cual culmina el próximo mes de enero.

José Luis Guerra García

Diplomado en Litigación en el Proceso Penal

Mauricio Rettig, juez del Tribunal Oral en Santiago de Chile, llamó a la capacitación policial para evitar violaciones graves al debido proceso.

“Basta una llamada que me dice que fulanito de tal tiene droga en su casa para que la policía diga es un delito supuestamente flagrante porque hasta el momento no lo sé, para que ingrese a ese lugar habitado, entonces perdónenme pero la orden judicial no tiene ningún sentido”.

La capacitación policial,  destacó, debe buscar eliminar las detenciones por sospecha, pues representan discriminación.

Dentro del Diplomado en Litigación en el Proceso Penal,  indicó que todo tipo de pruebas obtenidas fuera del debido proceso, subrayó,  no deben valorarse.

“El objeto no debe ser valorado ni para una medida cautelar debería ser excluido después de la audiencia de preparación de juicio oral y por lo tanto si esta causa llegara a juicio oral no tendría ningún valor desde el punto de vista probatorio”.

Durante el juicio oral, dijo, es donde los jueces identifican violaciones a derechos fundamentales, que los fiscales no contemplaron.

El Diplomado en Litigación en el Proceso Penal se lleva a cabo en el Instituto de la Judicatura Federal.

Es impartido por especialistas chilenos y de la Universidad Anáhuac.

Culmina en enero de 2014.

Mario López Peña