Participa Ministro Fernando Franco González Salas en Cátedra “Ulises Schmill”.

El Ministro Fernando Franco González Salas aseguró que el futuro del sistema jurídico mexicano depende de la eficacia en la aplicación del derecho y de la capacidad de los jueces para justificar sus decisiones.

 “Si las normas no tienen eficacia y aplicabilidad, como lo ha mencionado el Doctor Navarro, difícilmente se puede hablar de un sistema jurídico que opera en función de las necesidades de la sociedad en donde se aplica”.

Señaló que ante las enormes transformaciones, dilemas y paradojas a las que se enfrenta la comunidad jurídica del país, una labor primordial de los jueces está en garantizar la eficacia del sistema jurídico.

 “La eficacia del derecho y la justificación de las decisiones juridiciales cobran mayor relevancia a la luz del régimen de protección de los derechos humanos y del surgimiento de una ciudadanía más participativa y exigente”.

El Ministro Franco participó en la Cátedra “Ulises Schmill” que instauró la Suprema Corte para reconocer la trayectoria de este ministro en retiro.

En esta ocasión el doctor Pablo Navarro, catedrático de la Universidad Nacional de Córdoba, Argentina, impartió la conferencia magistral: “Dinámica y eficacia del derecho”.

“La eficacia de las normas jurídicas es un tema en cierta medida descuidado en la teoría del derecho, por distintas razones que sería un tanto extenso comentar aquí pero que yo creo merece la cuidadosa atención de los teóricos del derecho”.

Explicó que las normas generales se aplican a los casos que regulan.

En algunos casos, dijo,  los jueces se equivocan de buena fe al aplicar una norma, pero que ocasiones ese fallo es para disimular la privación  arbitraria de algún bien.

“Cuando se equivoca el poder Judicial es algo que todo el mundo lamenta pero cuando lo que ocurre es una tergiversación del deber institucional es especialmente indecoroso”.

En la conferencia magistral participó el ministro en retiro Ulises Schmill.

Juan Carlos González

Entregan presea «Ignacio Manuel Altamirano»

El Tribunal Superior de Justicia del Distrito Federal entregó la medalla Ignacio Manuel Altamirano 2014 al jurista e investigador emérito Héctor Fix-Zamudio, al ministro en retiro Ulises Schmill, y al académico y penalista René González de la Vega.

 “En México hemos vivido épocas gloriosas y complejas, algunas con declives, otras con ascensos esplendorosos, sin embargo, todas ellas serían mucho más difíciles de enfrentar, o de disfrutar, sin la presencia de hombres como los que hoy homenajeamos”, Edgar Elías Azar, Magdo. Pdte. TSJDF

 El doctor Fix-Zamudio, uno de los juristas más importantes en la historia del país, agradeció el reconocimiento y recalcó la importancia de la Universidad Nacional para realizar su trabajo.

“No soy merecedor de este honor en lo personal, sino que lo recibo como lo he hecho en varias ocasiones en nombre del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM, del que he formado parte hace más de medio siglo”, Héctor Fix-Zamudio, Jurista

 El ministro en retiro de la Suprema Corte, Ulises Schmill, quien recibió la presea por su mérito como juzgador, reflexionó sobre la impartición de justicia.

 “El juez y el magistrado tienen en sus manos las competencias que la Constitución y las leyes les han conferido, cuyo ejercicio puede conducir a destrozar proyectos vitales, a una familia o el patrimonio de toda una vida si estas facultades jurisdiccionales son ejercidas de mala fe, de manera deshonesta o ignorante”.

 El maestro González de la Vega hizo un llamado sobre  la capacitación en el proceso de implementación del nuevo Sistema de Justicia Penal.

 “Pediría yo al Secretario Osorio Chong derrumbe el muro que separa a los profesores de los alumnos, esa certificación de capacitadores que otorga sólo y tan sólo el gobierno para enseñar los pormenores de la reforma no ayuda”, René González de la Vega, Jurista

 La presea Ignacio Manuel Altamirano es dedicada a exaltar los altos méritos de las personas que se distinguen en los ámbitos del derecho y la justicia.

Mario López Peña

El Ministro González Salas participó en la Clausura de la Cátedra Ulises Schmill

Fernando Franco González Salas, Ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación participó en la Clausura de la Primera Edición de la Cátedra Ulises Schmill, impulsada por la Suprema Corte, el ITAM y la Escuela Libre de Derecho.

Destacó la labor académica del ministro en retiro Ulises Schmill.

Las instituciones que honran a quienes destacadamente han servido en ellas, con honorabilidad, excelencia, profesionalismo y eficacia se honran a sí mismas… Es el caso de la cátedra Ulises Schmill”.

Subrayó la participación de Stanley Paulson uno de los pensadores más importantes de la teoría jurídica de nuestro tiempo y autoridad internacional en filosofía del derecho, quien en tres jornadas divulgó aspectos clave de sus investigaciones.

Le reconocemos profesor Paulson haberle dado a esta cátedra de inicio la dimensión académica que se merece”.

En la última jornada de la cátedra, Stanley Paulson pronunció una conferencia en el edificio sede de la Suprema Corte.

Especializado en la obra del jurista vienés Hans Kelsen, ante funcionarios judiciales, expuso algunas de sus reflexiones.

“Las normas básicas sirven para dictar la sistematización de la ley, mi tesis es que el esfuerzo por moldear completamente de nuevo las normas del sistema legal kelseniano en las modalidades de fortalecimiento, responsabilidad, y desde luego, las modalidades de inmunidad y poder representan un programa de sistematización y este programa representa un ideal”.

Argumentó que la postura de Kelsen no busca resolver el problema clásico de la justificación de nuestra obligación de obedecer la ley.

“Está tratando de proveer un fundamento pleno para la ciencia jurídica, es correcto y propio, pensar en Kelsen como un filósofo de la ciencia, de la ciencia jurídica desde luego”.

La Cátedra Ulises Schmill reconoce la labor del Ministro Schmill, con especial atención a su trabajo académico centrado en la obra kelseniana.

Tiene el propósito de explicar que una sólida teoría del derecho para clarificar los problemas jurídicos y avanzar en cualquier tipo de debate.

Mario López Peña

Cátedra Ulises Schmill

Con el propósito de fomentar el desarrollo de la cultura jurídica se puso en marcha la Cátedra Ulises Schmill.

Impulsada por la Suprema Corte, el ITAM y la Escuela Libre de Derecho, como un reconocimiento a la trayectoria y aportes a la ciencia jurídica, del ministro en retiro.

Cátedra en la que se abordará la teoría del derecho de la Escuela de Viena, creada por el jurista austriaco, Hans Kelsen, de la cual, es un apasionado, el Doctor Ulises Schmill.

Teoría sumamente criticada, en la década de los años 60 del siglo pasado, en la Facultad de Derecho de la UNAM.

“Recuerdo en los cursos de introducción al estudio del derecho y de filosofía del derecho, si se mencionaba a Kelsen era para afirmar que su doctrina había sido refutada, desde antes de que fuera publicada y que era una teoría formalista, alejada de la vida real palpitante y por tanto, totalmente falsa y hueca”.

El catedrático estadounidense, Stanley Paulson, indicó que para Kelsen la norma jurídica solo es válida, si pertenece a un sistema jurídico eficaz, en el que la sociedad, acepte someterse a él.

«Ni la teoría del derecho natural, ni el positivismo legal basado en los hechos son, así nos lo ha hecho pensar Kelsen, defendibles… El postulado de pureza de Kelsen destruye toda atracción hacia la tradición”.

Precisó que Kelsen consideraba que una norma solo es efectiva, si existe una autoridad que pueda sancionar al individuo que la viola.

José Luis Guerra García

Conferencia Magistral “La Cátedra Ulises Schmill”

Stanley Paulson, uno de los pensadores más importantes de la teoría jurídica de nuestro tiempo y autoridad internacional en filosofía del derecho, inauguró con una Conferencia Magistral La Cátedra Ulises Schmill, en honor del ministro en retiro, en el ITAM.

Especializado en la obra del jurista vienés Hans Kelsen, Stanley Paulson expuso algunas de sus reflexiones en esta materia.

“Las normas básicas sirven para dictar la sistematización de la ley, mi tesis es que el esfuerzo por moldear completamente de nuevo las normas del sistema legal en las modalidades de fortalecimiento, responsabilidad, representa un programa de sistematización y este programa representa un ideal”.

Planteó elementos para la interpretación del pensamiento de Kelsen, cuya obra ha sido clave para el derecho en buena parte del siglo XX y hasta nuestros días.

“El ideal debe ser distinguido del punto doctrinal que señala que la obligación en la Teoría Pura del Derecho es un concepto derivativo donde la atribución de poder es primaria y fundamental, si mi argumentación en nombre de Kelsen es correcta, estos puntos doctrinales son el caso, la justicia de las normas legales es el caso, la normatividad de la ley es el caso, y así en adelante”.

Argumentó que la postura de Kelsen no busca resolver el problema clásico de la justificación de nuestra obligación de obedecer la ley.

“Está tratando de proveer un fundamento pleno para la ciencia jurídica, es correcto y propio, pensar en Kelsen como un filósofo de la ciencia, de la ciencia jurídica desde luego”.

La Cátedra Ulises Schmill reconoce la labor del Ministro Schmill, con especial atención a su trabajo académico centrado en la obra kelseniana.

La Cátedra tiene el propósito de explicar que una sólida teoría del derecho sirve para clarificar los problemas jurídicos y avanzar en cualquier tipo de debate.

Mario López Peña

Ideas e instituciones constitucionales en el Siglo XX

Como ocurrió en el Siglo XX, el orden constitucional seguirá dando respuesta a los problemas sociales, políticos y culturales, en las diferentes formas de organización, incluso en  la supranacional.

Así lo señaló el jurista Diego Valadés, al participar en la mesa redonda para la presentación de libro “Ideas e instituciones constitucionales en el Siglo XX”, que se realizó en el Colegio Nacional.

 “El orden constitucional es un orden de respuesta a lo que se plantea en el orden social, en el orden político y en el orden cultural y que a su vez el orden constitucional tiende a generar nuevas formas de comportamiento social, político y cultural”.

Aseguró que el Siglo XX ha sido el más rico en cuanto a aportaciones institucionales, como es la soberanía, el estado de derecho, la democracia y el concepto de constitución como norma jurídica.

 “En el Siglo XX da espacio a un nuevo concepto de derechos fundamentales, totalmente distinto del que estuvo presente en su génesis británica, americana y francesa”.

El Ministro en Retiro de la Suprema Corte de Justicia, Ulises Schmill, habló de las importantes aportaciones que realizó el jurista austriaco Hans Kelsen en el Siglo XX.

 “Sus aportaciones son múltiples y como jurista del siglo XX tomó él el conjunto de problemas planteados históricamente sobre el Estado y el Derecho e intento dar una solución única con base en un solo principio o concepto”.

En la mesa redonda, que fue moderada por el jurista Héctor Fix-Zamudio, también se destacó la participación de Herman Heller en el desarrollo de las instituciones constitucionales del Siglo XX.

Juan Carlos González