Analizan elecciones en México

México vive una paradoja electoral: mientras las elecciones son más precisas y confiables, son más impugnadas.

Así los dijo Willibald Sonnleitner, investigador del Colegio de México.

Una razón para este problema, subrayó, es que en México no se sabe perder.

“La clase política mexicana no ha captado que la democracia no se define a través de ganar elecciones, se define a través de perder elecciones y aceptar las derrotas electorales, esa es la clave de la consolidación democrática”.

Señaló que la elección presidencial de 2000 ha sido la única en la historia reciente, en la que los perdedores reconocieron la derrota.

Explicó que el 55 % de la población cree que las elecciones son sucias. Mientras que un 38 %  confía en los comicios.

“No es la culpa de López Obrador, es un problema de perdedores que no quieren aceptar su derrota, y lo hemos documentado cualitativamente, las impugnaciones, no solamente son de un partido, son de todos los partidos… Es una mala noticia, porque significa que se va a seguir deteriorando la percepción de las elecciones”.

Algunos de los factores para este fenómeno son:

A mayor educación hay mayor desconfianza en las elecciones.

Con mayor información electoral hay menor escepticismo.

Quienes se declaran de una tendencia política de izquierda son más escépticos de las elecciones.

Mario López Peña